Bienvenida‎ > ‎La Cofradía‎ > ‎Historia‎ > ‎

La Ermita

 
Síntesis extraida del folleto "ORACIONES Y CANTOS. HISTORIA, ESTATUTOS Y NORMAS DE LA COFRADÍA", editado por la Cofradía el 8 de septiembre de 2011.
(Puede solicitar este folleto a la Cofradía)
LA ERMITA Y SU EVOLUCIÓN.
 

De acuerdo con los razonamientos que se efectúan en el primer párrafo de la página 518 del ya citado “Aragón reino de Cristo y dote de María Santísima”, la antigüedad de la Ermita de Nuestra Señora la Virgen de la Sierra podría remontarse a finales del siglo XI o comienzos del XII. No obstante, sí parece estar claramente demostrada su existencia en el año 1400, por las razones expresadas en el citado libro, ya comentadas en la página dedicada a la “Historia de la Cofradía”, así como por la arquitectura  de su nave que da idea de un espacio del siglo XIV.

En el último de los párrafos de la página 520 del citado texto, se describe las características de la Ermita y sus aledaños en la época de la edición del Libro – recordemos que fue publicado en 1739 -, de la misma deducimos que, en dicha época, la Ermita era ya casi idéntica a su estructura actual, salvo la desaparición de la “casa para hospedar forasteros”, que se cita en el Documento, y cuya ubicación podría coincidir, en parte, con el corral existente en la actualidad.

       Respecto a la imagen de Nuestra Señora la Virgen de la Sierra, cuya fotografía figura a la izquierda, descrita en el mismo texto antes citado - foto de la derecha -,  “es de madera, y fu eftatura de tres palmos, y medio: fu ropaje […] es una túnica talar ajuftada al cuello, y con mangas ajuftadas a los brazos, todo de color rojo, manifiefta las puntas de fus Sagrados pies con zapato negro, y trae sobre la cabeza (al ufo antiguo de la montaña) una toca azul, tendida por las efpaldas hafta cerca de la cintura; y efta va ceñida con un lifton, ó cinta blanca: efta la S. Imagen en pie, fobre un pedeftalillo, y el Niño Jesus desnudo, decanfa fobre la palma izquierda de fu Madre”. Como vemos, se la describe con todo detalle sin indicar la fecha en que pudo ser esculpida, pero por su estilo románico, posiblemente sea de la misma época en que se construyó su Ermita, o sea, finales del siglo XI o comienzos del XII.

     De acuerdo con las anotaciones existentes en el Libro de Mayordomía, en 1780 se instaló un nuevo altar mayor, estilo rococó   – muy probablemente el actual -, construido por el escultor “Echeberría”, al que como “fin del pago del retablo” se le abonaron 42 libras jaquesas y 6 sueldos. Posiblemente fuese Pedro Echeberría, escultor aragonés del siglo XVIII del que la Gran Enciclopedia Aragonesa indica que “fue escultor de la villa de Biel”. Con Echeberría cooperararon los escultores “Garde y Regidor”- de los que no se han encontrado más datos. En el citado asiento consta además que Echeberría puso los ojos de las esculturas de dicho altar: S. José, S. Juan Bautista, S. Pedro y Santa Ana. El dorador fue Artigas, al que se le pagaron por los cristales del nicho de la Virgen 38 libras, 11 sueldos y 4 dineros, por su trabajo 60 libras y 10 sueldos y por el oro para dorar 118 libras, 8 sueldos y 12 dineros – adelantados por Lázaro de Moy. Dicho dorador pudiera ser Joaquín Artigas, citado como dorador aragonés del siglo XVIII por la Gran Enciclopedia Aragonesa, a quien el libro “Escultura zaragozana de la época de los Ramírez”, de Belén Boloqui  Larraya, califica como vecino de Ejea de los Caballeros.

Del contenido de las cuentas correspondientes a los años 1849, 1855 y 1856, se deduce que el escultor Pascual Echeverría fue el autor del “altar del Santo Cristo y de una Dolorosa para dicho altar”. El altar se construyó para colocar un Crucifijo en la Ermita, y es el altar que hay frente al púlpito o “predicadera”, donde aún se aprecia el sitio que ocupaba dicho Crucifijo.

El púlpito o “predicadera” y la pila para el agua bendita actualmente existentes en la Ermita, fueron adquiridos y colocados en el año 1872, de acuerdo con el contenido de las cuentas correspondientes a dicho año.

 
                                                      
Subpáginas (1): Normas de uso
Comments