Bienvenida‎ > ‎La Cofradía‎ > ‎Historia‎ > ‎

Estatutos

    Los actuales Estatutos de la Cofradía fueron aprobados en Capítulo Extraordinario, celebrado el 22 de noviembre de 2002. Fue presentado a la Diócesis de Jaca el 17 de enero de 2004 y por Decreto del Obispado de Jaca, fechado el 23 de enero de 2004, se hace constar lo siguiente: “ERIGIMOS la Cofradía de NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DE LA SIERRA de la Parroquia de Biel en persona jurídica con carácter de asociación pública de fieles, y APROBAMOS los citados Estatutos, que constan de ocho Capítulos y veintinueve artículos y no podrán ser modificados sin nuestra aprobación. En virtud de este nuestro Decreto, La Cofradía de Nuestra Señora la Virgen de la Sierra de Biel ha sido inscrita en el Registro de Asociaciones Canónicas de este Obispado. Fdo.: Jesús Sanz Montes, Obispo de Jaca.” En el capítulo correspondiente al año 2019, celebrado en la ermita el 14 de septiembre, se aprobaron algunas modificaciones - ya incluidas en el siguiente texto -, tendentes a mejorar el funcionamiento de la Junta y, sobre todo, para permitir la participación como cofrades de menores de edad.

CAPÍTULO I: NATURALEZA Y DOMICILIO DE LA COFRADÍA

Artículo 1º.- Naturaleza.
La Cofradía de Nuestra Señora la Virgen de la Sierra de Biel (Zaragoza), es una asociación pública de fieles con personalidad jurídica, constituida en la Diócesis de Jaca. Como asociación religiosa, erigida y encuadrada dentro del espíritu y de las normas de la Iglesia Católica para las asociaciones de fieles se constituye al amparo de lo establecido en el Código de Derecho Canónico.
Se regirá por los presentes Estatutos, las normas diocesanas y las disposiciones del Derecho Canónico vigente que le sean aplicables, y deberán ser sometidos a la aprobación del Obispo diocesano.

Artículo 2º.- Domicilio social.
El domicilio social se ubica en los locales de la Ermita de la Virgen de la Sierra, Carretera Biel – Ayerbe, s/n. Este domicilio social podrá trasladarse a otro lugar dentro del territorio de la Diócesis de Jaca previo acuerdo del Capítulo, que será comunicado al Ordinario del lugar.
Sin perjuicio del domicilio social se podrá establecer un apartado de correos u otra dirección para la recepción de correspondencia.

CAPÍTULO II: FINALIDADES

Artículo 3º.
El objeto de la Cofradía será fomentar entre todos los cofrades la fe y vida cristiana, fomentar la devoción a la Santísima Virgen María especialmente bajo la Advocación de la Sierra, cuya imagen se venera en la ermita erigida en su honor en la parroquia de Biel, Diócesis de Jaca, y atender a la promoción, organización y gastos de las funciones solemnes en honor de la venerada Virgen, colaborando en las obras de apostolado y de caridad que hayan sido acordadas por el Capítulo.

Artículo 4º.
Los Cofrades procurarán participar en los principales actos de culto con que se hora a Nuestra Señora la Virgen de la Sierra, entre los que cabe especialmente señalar los siguientes:
a. Conmemoración de la Virgen el segundo domingo del mes de mayo.
b. El día 15 de agosto, en honor a la Virgen de la Asunción.
c. El día de la Cofradía como hermanamiento de todos los cofrades, en honor a la Patrona. La celebración será el segundo sábado del mes de septiembre.

CAPÍTULO III: MIEMBROS DE LA COFRADÍA. DERECHOS Y OBLIGACIONES.                                     COPIA CONSTITUCIONES 1577

Artículo 5º.
Podrán ser miembros de la Cofradía, con independencia de su edad, quienes reúnan los requisitos de estar bautizado, no haber rechazado la fe católica, ni estar apartados de la comunión eclesial voluntariamente o por excomunión impuesta, acepten los Estatutos, el espíritu y fines de la Cofradía y se comprometan a su cumplimiento.
Para ser miembro de la Cofradía, deberá ser presentado ante la Junta por un Cofrade y, tras la declaración de adquirir el compromiso y fines de la Cofradía, pasará a formar parte de la misma.
Serán Cofrades honoríficos el Párroco de la Villa de Biel; los descendientes de la Villa que ejerzan el ministerio sacerdotal, así como aquellos que sean nombrados por el Capítulo.
Los menores de edad podrán ser cofrades cuando conste el consentimiento escrito de sus padres o tutores.

Artículo 6º.
 Los Cofrades estarán obligados a:
1. Aceptar las disposiciones de los estatutos y las decisiones válidas del Capítulo y de la Junta.
2. Participar activamente en las actividades de la Cofradía, en especial en los actos y conmemoraciones que se hagan en honor a Nuestra Señora la Virgen de la Sierra.
3. Contribuir económicamente al sostenimiento de la Cofradía para el cumplimiento de sus fines.
Los menores de edad podrán ser cofrades cuando conste el consentimiento escrito de sus padres o tutores.

Artículo 7º.
 Los Cofrades tendrán derecho a:
1. Participar con voz, 
cuando hayan cumplido los dieciséis años de edad,  y voto, a partir de los dieciocho años de edad, en los 
Capítulos.
2. Elegir y ser elegidos para ser miembro de los órganos directivos de la Cofradía y ostentar los cargos de la misma,
cumplidos los dieciocho años.

3. Manifestar su disconformidad con los acuerdos que se adopten.
4. Interponer los recursos o reclamaciones ante el Capítulo en el plazo de quince días naturales a contar de su adopción.
5. Interponer recurso contra la Baja en la Cofradía.
6. Que el día de la Cofradía se les ofrezca una misa en sufragio de su alma, debiendo ser nombrado necesariamente en el año de su fallecimiento, y genéricamente cada año.

Artículo 8º.
 Bajas. Los miembros de la Cofradía causarán baja por decisión propia cuando así lo manifestaren por escrito a la Junta.
 También causarán baja aquellos Cofrades que incumplan reiterada e injustificadamente las obligaciones impuestas en estos Estatutos o estén incursos en causa para ello a tenor de lo dispuesto en el Derecho Canónico vigente.
 La Junta amonestará previamente al cofrade en cuestión, decidiendo el Capítulo si procede expulsión después de oír sus razones, quedando a salvo su derecho a recurrir ante el Obispo Diocesano.
 
CAPÍTULO IV: ÓRGANOS DE GOBIERNO Y DE ADMINISTRACIÓN DE LA COFRADÍA

Artículo 9º.
 Son órganos de Gobierno y de Administración de la Cofradía:
1. El Capítulo.
2. La Junta.
3. El Prior.
4. El Secretario.
5. El Tesorero.

Artículo 10º.
El órgano supremo de Gobierno dentro de la Cofradía es el Capítulo, que  se formará por la reunión de todos los Cofrades debidamente convocados. Corresponde a este:
1. Aprobar y modificar los Estatutos de la Cofradía.
2. Aprobar o censurar las cuentas anuales y la actuación de la Cofradía, fijar las cuotas ordinarias y extraordinarias y el programa de actividades del próximo año.
3. Resolver los recursos o reclamaciones que interpongan los Cofrades.
4. Elegir el Prior, Secretario, Tesorero y vocales que han de formar la Junta.
5. Aquellos otros que les encomienden los estatutos.                                                                                                              

Artículo 11º.
 El Capítulo se reunirá con carácter ordinario todos los años el día de la Cofradía.
 Con carácter extraordinario, cuando hubiere asuntos de gran importancia y lo juzgare necesario la Junta, o lo soliciten al menos la cuarta parte de los Cofrades, por escrito al Prior de la Junta.

Artículo 12º.
 La Junta, cuyos miembros serán hasta un máximo de ocho, estará formada por el Prior, el Secretario, el Tesorero y los Vocales
 Podrán ser miembros de la Junta todos aquellos Cofrades que, con una antigüedad mínima de permanencia en la Cofradía de dos años, estén al corriente de sus obligaciones y en pleno uso de sus derechos, y sean elegidos por el Capítulo.
 Los miembros de la Junta serán elegidos por un período de cuatro años, renovándose por mitad de sus cargos cada dos años.
El primer bienio, que debe coincidir en año impar, se renovarán los cargos de Secretario y tres vocales, el segundo bienio, cuya coincidencia será en año par, el resto de miembros, esto es el Prior, el Tesorero y dos vocales, y así sucesivamente. Como alternativa a la elección anterior se podrían admitir otras opciones aceptadas por la mayoría del Capítulo que en el momento se esté efectuando. 
 
Los cargos de la Junta podrán ser prorrogados por acuerdo del Capítulo hasta un máximo de ocho años.

Artículo 13º.
 Corresponde a la Junta:
a. La ejecución de los acuerdos adoptados por el Capítulo.
b. La organización de los actos necesarios para las celebraciones en conmemoración de Nuestra Señora la Virgen de la Sierra.
c. Aceptar la admisión de nuevos Cofrades y dar cuenta de ello al Capítulo.
d. Resolver cuantos asuntos ordinarios o de urgencia sean necesarios para el cumplimiento de los fines de la Cofradía.
e. El nombramiento del Ermitaño.
f. Todos aquellos otros que les estén encomendados por los Estatutos o les sean delegados por el Capítulo.

Artículo 14º.
 Ostentará el cargo de Prior el cofrade que, con una antigüedad mínima de cinco años, sea elegido por mayoría por el Capítulo. Corresponderá al Prior:
a. Representar legalmente a la Cofradía.
b. Convocar, presidir y dirigir el Capítulo y las reuniones de la Junta
c. Ordenar la convocatoria y señalar el orden del día de las reuniones del Capítulo y de la Junta.
d. Comunicar al Párroco los miembros elegidos para formar parte de la Junta, así como los acuerdos del Capítulo, incluidas las cuentas aprobadas, cuando le fueren requeridas por aquel. Comunicar igualmente a este, los cambios de domicilio social, las modificaciones de estatutos y la extinción de la Cofradía.
e. Dirimir los empates en los acuerdos de la Junta y del Capítulo, mediante el ejercicio del voto de calidad.
f. Cuantas otras le atribuyan los estatutos-

Artículo 15º.
 Al Secretario de la Junta, que a su vez lo será del Capítulo, le corresponde:

a. Llevar y custodiar el Libro de Actas, donde se anotarán los acuerdos adoptados tanto por la Junta como por el Capítulo.  


b. Registrar en el Libro correspondiente las Altas y Bajas de Cofrades.
c. Certificar cualesquiera de los acuerdos adoptados por la Junta o por el Capítulo, con el Visto Bueno del Prior.
d. Custodiar el archivo de la Cofradía.

Artículo 16º.
 Son funciones del Tesorero:
a. Recaudar y conservar los fondos y bienes de la Cofradía.
b. Firmar los recibos y pagar facturas.
c. Llevar el Libro de Contabilidad con detalle de ingresos y gastos.
d. Dar cuenta a la Junta y al Capítulo de la Situación Financiera de la Cofradía.
El cargo de Tesorero podrá recaer en el Secretario.

Artículo 17º.
 Los vocales serán los miembros de la Junta que, elegidos por el Capítulo, cooperarán en el buen cumplimiento de la finalidad de la Cofradía.
 De entre los vocales se elegirá uno de ellos para suplir al Prior en los casos de ausencia, vacante o enfermedad.

Artículo 18º.
 El Ermitaño será la persona que, designada por la Junta, voluntariamente se encargará del cuidado de la ermita, sus enseres y aledaños. En ningún momento podrá considerarse este cargo con vínculo laboral.

CAPÍTULO V: DE LA ADOPCIÓN DE ACUERDOS

Artículo 19º.
 Para la adopción de acuerdos por el Capítulo será preciso que asistan, en primera convocatoria, al menos la mitad más uno de los Cofrades. Si no asistiere el indicado número, será válida la adopción de acuerdos en segunda convocatoria cualquiera que sea el número de asistentes, siempre y cuando se respete el número de votos necesarios que para determinadas materias se establezcan en estos Estatutos.
 El Prior convocará a los Cofrades por escrito fijando la fecha y hora para la celebración del Capítulo y los asuntos a tratar en primera convocatoria, señalando la segunda convocatoria con un intervalo de al menos treinta minutos con respecto a la primera en la misma citación.

Artículo 20º.
 Será necesario para la modificación de los Estatutos el acuerdo de los dos tercios de todos los Cofrades.
 El resto de acuerdos, salvo que los Estatutos dispongan otra cosa, se adoptarán por mayoría simple de los asistentes, atendiendo al quórum de asistencia establecido para cada convocatoria en el artículo anterior.

CAPÍTULO VI: FACULTADES DE LA AUTORIDAD ECLESIÁSTICA

Artículo 21º.
 Corresponde al Obispo de la Diócesis las siguientes facultades:
a. El Derecho de Visita y el de Inspección de todas las actividades de la Cofradía.
b. La confirmación del Prior y demás miembros de la Junta.
c. Presidir de forma honorífica y junto al Prior las reuniones del Capítulo y de la Junta.
d. Recibir las cuentas que le sean rendidas por la Cofradía y formular reparos.
e. Dar conformidad a la aprobación y modificación de los Estatutos de la Cofradía según los Cánones del Derecho Eclesiástico.
f. Destinar, en caso de disolución, los bienes de la cofradía a obras, reformas y de caridad que necesite la Parroquia de Biel.
g. Conceder licencia necesaria para la enajenación de bienes de la Cofradía, de acuerdo con las normas del Derecho Canónico vigente y aprobar el destino de lo obtenido por la enajenación.

Artículo 22º.
 Al Párroco le corresponderá:
a. Animar espiritualmente la vida de la Cofradía, organizando charlas o conferencias que fomenten el fervor a Nuestra Señora la Virgen de la Sierra de acuerdo a sus fines.
b. Ser informado de los cargos elegidos por el Capítulo para el buen gobierno y administración de la Cofradía.
c. Ser informado del estado anual de cuentas.
d. Ser informado del cambio de domicilio social de la Cofradía.
e. Ser informado de las modificaciones de los Estatutos.
f. Ser informado de la disolución de la Cofradía.
g. El Capellán de la Cofradía será el Párroco, que en cada caso, fuere de la Parroquia de Biel. Asistirá al Capítulo y reuniones de la Junta con voz pero sin voto. El consejo del Capellán será vinculante en lo referente a la fe, la moral y la vida litúrgica de la Cofradía.

CAPÍTULO VII: BIENES. DISOLUCIÓN Y LIQUIDACIÓN

Artículo 23º.
 La Cofradía podrá adquirir por cualquier título, retener, administrar y enajenar bienes temporales de acuerdo con los Estatutos y el Derecho Canónico vigente.

Artículo 24º. Bienes propiedad de la Cofradía.
 Los bienes temporales que la Cofradía adquiera a título oneroso o lucrativo para el cumplimiento de los fines de la misma, serán de su exclusiva propiedad, y serán administrados libremente conforme a lo dispuesto en estos Estatutos, sin perjuicio del derecho de la autoridad eclesiástica competente para vigilar que los mismos se emplean de acuerdo con los fines de la Cofradía.

Artículo 25º. Disolución de la Cofradía.
 La Cofradía podrá disolverse cuando lo acuerden los dos tercios de sus miembros reunidos en Capítulo. El acuerdo de disolución se notificará al Párroco y al Obispado para su Decreto.
 Igualmente, podrá ser disuelta la Cofradía por decisión del Obispo Diocesano, cuando la actividad de esta cause grave daño para la doctrina o la disciplina eclesiástica a causa de escándalo a los fieles y por los motivos establecidos en los cánones eclesiásticos.

Artículo 26º. Liquidación.
 Disuelta por cualquier motivo la Cofradía, se nombrará una Comisión Liquidadora, de la que formarán parte tres miembros del Capítulo nombrados por éste y el Párroco de la Iglesia de Biel.
 En caso de extinción de la Cofradía, la Comisión Liquidadora nombrada por el Capítulo destinará los bienes de la Cofradía a cubrir las necesidades de la Iglesia Parroquial de San Martín de Biel y a los fines de caridad y sociales que la Parroquia promueva.
 Aquellos bienes cuya propiedad no corresponda a la Cofradía de Nuestra Señora la Virgen de la Sierra de Biel, revertirán a la persona o institución que ostente su titularidad, o conforme a la voluntad de los donantes o transmitentes de los mismos, cuyos derechos siempre deberán ser respetados.

CAPÍTULO VIII: DISPOSICIONES FINALES

Artículo 27º.
 La Cofradía estará siempre dispuesta a cumplir las disposiciones que la Santa Sede, el Obispado Diocesano y la Conferencia Episcopal Española dieren sobre las Asociaciones religiosas de fieles, sobre su constitución, organización y administración de bienes y acción pastoral.

Artículo 28º
 En conformidad con la naturaleza y finalidad de la Cofradía y en cumplimiento de las prescripciones del Código de Derecho Canónico vigente (Canon 319), la Cofradía rendirá cuentas de su gestión al Obispado cuando sea requerida.

Artículo 29º.
 Si por alguna circunstancia la Cofradía se disolviera, la documentación de la misma se entregará al Obispado Diocesano y una copia al Párroco.
 
 

Comments